Saltar al contenido

Bandera de Cantabria


bandera cantabria

La “sevillana” bandera de Cantabria


¿Es posible que una región del norte peninsular tenga algo en común con una ciudad del sur?

Dicho con otras palabras… ¿Qué tienen en común la bandera de la región de Cantabria con la capital sevillana?

¡Tendrás que esperar un poco para descubrirlo!

Antes vamos a conocer un poco esta magnífica comunidad.


¿Necesitas comprar la bandera de Cantabria?


Banderas medianas


Bandera de Cantabria de la marca DURABOL, 150x90cm con dobladillo en el lateral
  • Material : Satén
  • Uso : Interior y exterior moderado
  • Enganches : Dobladillo para un palo o un mástil
Bandera de Cantabria de la marca AZ FLAG, 150x90cm con anillas en el lateral
  • Material : Poliester 100D
  • Uso : Interior y exterior moderado
  • Enganches : Ojales metálicos

Bandera de mano pequeña


Durabol 12PCS Bandera de Mano de CANTABRIA Comunidades autónomas de España (20X30CM) (CANTABRIA)
  • Cantidad: Conjunto de 12 banderas de palo
  • Dimensiones: Bandera: 20x 30 CM; Asta de bandera: 40 CM
  • Material: bandera de tela de poliéster, palos de plástico con tapa redonda

Bandera de mesa


ABBE Global Bandera de Mesa Bordada de Cantabria 15x25 y mástil
  • Perfecto para decorar un salón de actos, oficina o sala de estar
AZ FLAG Bandera de Mesa de CANTABRIA 21x14cm - BANDERINA de DESPACHO CÁNTABRA – CANTÁBRICA 14 x 21 cm
  • Material : Poliester 100D
  • Uso : Decoracion de Interior
  • Enganches : Pie y mástil de plástico negro

Parche


BANDERA DEL PARCHE BORDADO PARA PLANCHAR O COSER (CANTABRIA) (CANTABRIA-1)
  • Parches de termoadhesivos Seguro y no tóxico. Lavable y duradero.100% bordado
  • ¡Ideal para pantalones vaqueros, chaleco antibalas, chaleco táctico, BDU, camisa, gorras,mochilas y más!
  • Colocar el parche, aplicar calor con la plancha con un paño encima del parche manterner durante 20 seg, dar la vuelta a la prenda y repetir proceso.

Escalada a “La Montaña” de Cantabria


Es una región uniprovincial del norte de España, que tiene su capital en Santander. Bañada por las aguas con las que comparte nombre: el mar Cantábrico.

Sus habitantes prehistóricos nos dejaron una de las más bellas expresiones del arte rupestre que conocemos: las cuevas de Altamira.

Las primeras referencias históricas indican que los habitantes cántabros eran utilizados como mercenarios. Participaron en la segunda guerra púnica contra Roma y posteriormente en las guerras cántabras. Formaron parte de legiones como la II Augusta, la IX Hispana, la IV Macedonica…

No se lo pusieron fácil a los romanos para la ocupación del territorio e incluso varios años después de ser dominados, seguía habiendo insurrecciones.

Durante el siglo V la práctica totalidad de Hispania fue ocupada por los visigodos. Sin embargo, en la región cántabra, tomaron tierra una tribu germánica denominada hérulos. Esta independencia del resto de la península se mantuvo hasta que, en el año 574, el rey Leovigildo conquista Cantabria. Se integra como provincia fronteriza con la fórmula de un ducado, lo cual le proporciona cierta autonomía.

La invasión musulmana fue poco importante en la mayor parte del territorio, a la que puso fin la batalla de Covadonga.

El avance cristiano hacia el sur supuso una pérdida de poder de las zonas cantábricas. ¿A qué se debió? A que los centros de decisión se trasladaron hacia la zona central de la meseta.

En el siglo XII nuevamente comienza a tomar importancia, gracias a su ubicación. Por un lado, pretendían fomentar las relaciones comerciales con zonas atlánticas y, por otro, reforzar el control fronterizo. ¿Cuál era el plan para conseguirlo? Conceder fueros a los puertos de Castro-Urdiales, Santander, Laredo y San Vicente. Además de estos, se encontraba Santillana del Mar a la que se nombró como capital de “Las Asturias de Santillana”.

Durante el siglo XV se populariza la denominación de Cantabria como “La Montaña”, el resto del reino de Castilla era conocido como “La Meseta”.

Si durante el siglo XII comenzaron a tomar importancia los puertos, ahora, en el XVII, el papel que juegan es fundamental. Especialmente Laredo y Santander. Los reyes Felipe II y Carlos V los utilizaron como puntos de embarque hacia el norte de Europa.

La situación del Imperio Español es, en general, de declive durante el siglo XVII; esto contrasta con el esplendor literario de la época: el siglo de Oro. ¿Qué tiene que ver esto con Cantabria? Que fue cuna de algunos de los grandes escritores como Lope de Vega, Calderón de la Barca o Francisco de Quevedo, entre otros.

Posteriormente se sucedieron épocas de decadencia con otras de esplendor. Así ocurre en el siglo XIX cuando se funda el Banco Santander, Comillas destaca tras la visita de ilustres personajes, incluido el rey Alfonso XII y se realizan grandes construcciones como los jardines de Pereda.

Ya en el siglo XX, los primeros años continúan siendo de esplendor. Se construye un palacio junto al parque de La Magdalena; el cual sería utilizado por Alfonso XIII para su descanso veraniego. Esto provocó un aumento del turismo hacia la zona. Pero esta bonanza no duró demasiado. Estalló la Guerra Civil y, por si fuera poco, unos años después se produjo un grave incendio en Santander que arrasó con más de 400 edificios, afectando incluso a la catedral.

Los siguientes años fueron complicados, como en el resto del país. En la década de los 60 comienza un nuevo auge del turismo, en detrimento de actividades como la agricultura.

En la Transición comienza un proceso de formación autonómica, que culminará el 15 de diciembre de 1981 con la aprobación del Estatuto de Autonomía.


¿De dónde viene el nombre de Cantabria?


Ya hemos visto que en la actualidad se le sigue conociendo como “La Montaña”. Pues relacionado con esto, la teoría más extendida es que tiene origen celta y significa “pueblo que habita en las peñas”.

Puede presumir de tener uno de los nombres más antiguos, ya que aparece por primera vez en la obra Orígenes de Catón el Viejo en el año 195 a. C., dice textualmente:

“(…) el río Ebro: nace en tierra de cántabros, grande y hermoso, abundante en peces”


Los símbolos de la región cántabra


El Estatuto de Autonomía de Cantabria en su artículo 3 indica:

“La bandera propia de Cantabria es la formada por dos franjas horizontales de igual anchura, blanca la superior y roja la inferior.

Cantabria podrá establecer su escudo e himno por ley del Parlamento.

El escudo de Cantabria, una vez aprobado por el Parlamento, podrá incorporarse a la bandera”.

Vamos a conocer un poco más.

Himno a la Montaña de Cantabria


No podía denominarse de otra manera este símbolo musical.

Fue aprobado el 6 de marzo de 1987 por la Asamblea Regional de Cantabria. Si bien es cierto que su origen es mucho anterior, data del año 1926 y fue compuesto por Juan Guerrero Urreisti.

Dice así:

Cantabria querida te voy a cantar la canción que mi pecho te va a dedicar que es muy grande mi amor a la tierra en que nací. Quiero que sus sones puedan traspasar las montañas más altas y el inmenso mar, como ofrenda leal al terruño en que viví. Y es mi cántico amoroso cual arrullo maternal en que todos veneramos la Cantabria fraternal. Y un recuerdo cariñoso de pureza regional, a La Montaña dedico con vigor tradicional vigor tradicional, vigor tradicional. Mi tierruca siempre ha de ser bella aurora del corazón y a ella un beso puro de amor y lleno de emoción siempre he de ofrecer. Hijos de mi Cantabria nobles de mi querer, hermanos montañeses por siempre hemos de ser. Juntos nos agrupemos muy fuerte y muy leal que la madre Cantabria un abrazo nos da.

Un escudo con la Torre del Oro… ¡y no es sevillano!


Es la hora de desvelar el misterio…

Viene definido en el artículo 2 de la Ley de Cantabria aprobada el 22 de diciembre de 1984.

“El escudo de Cantabria es de forma cuadrilonga, con la punta redondeada de estilo español y el campo cortado. En campo de azur, torre de oro almenada y mazonada, aclarada de azur, diestrada de una nave natural que con la proa ha roto una cadena que va desde la torre al flanco derecho del escudo. En punta, ondas de mar de plata y azur, todo surmontado en el jefe de dos cabezas de varón, cercenadas y aureoladas. En campo de gules, una estela discoidal de ornamentación geométrica, del tipo de las estelas cántabras de Barros y Lombera.”

“Al timbre, corona real, cerrada, que es un círculo de oro, engastado de piedras preciosas, compuesto de ocho florones de hojas de acanto, visibles cinco, interpoladas de perlas, y de cuyas hojas salen sendas diademas sumadas de perlas, que convergen en un mundo de azul o azur, con el semimeridiano y el ecuador de oro, sumado de cruz de oro. La corona, forrada de gules o rojo.”

Destaca la Torre del Oro, que representa la conquista de Sevilla en 1248 por marineros cántabros bajo la orden de Fernando III de Castilla.

¡Pues sí! Tanto la capital de Andalucía como esta bandera lucen con orgullo a la Torre del Oro.

En el segundo cuartel se puede apreciar la representación de una estela. ¿Esto que es? Un disco de piedra monolítico típico de la época prerromana.


La bandera de la región cántabra


Como hemos visto, viene recogida en el Estatuto; dos franjas de igual anchura, blanca y roja.

Pero, ¿cuál es su origen?

Son diversas las teorías sobre la aparición de la bandera por primera vez. Vamos a conocer algunas de ellas:

  • Según el historiador José Luis Casado, ya en el siglo XVIII los barcos cántabros lucían esta enseña. El pintor José Vallespín en uno de sus cuadros inspirado en la Primera Guerra Carlista, concretamente en la batalla de Vargas, ya refleja esta bandera.
  • En otro cuadro del pintor E. Aparicio también figura la bandera blanca y roja y está inspirada en la Revolución de 1868.
  • Finalmente, otra corriente indica que al asignar las banderas a las distintas provincias marítimas, tocó a Santander la blanca y roja, de forma aleatoria.

No sabemos a ciencia cierta cuál es la corriente que lleva razón, en cualquier caso su origen está entre el siglo XVIII y el XIX y perdura hasta nuestros días.

¿Te ha resultado curioso el escudo de la bandera cántabra?

¡A nosotros sí!